”Alternate 601 98 73 47
  • Instagram
  • RSS

Generalmente, si pensamos en una mamoplastia lo primero que nos viene a la cabeza es un aumento del volumen de los senos. La realidad no es del todo así, ya que una mamoplastia puede tener otras finalidades aparte de un aumento de volumen.

Una mamoplastia es un proceso quirúrgico que tiene el objetivo de modificar el aspecto de una mama, ya sea dándole forma, remodelándola o reconstruyéndola.

  • Esta intervención busca bien aumentar el tamaño del seno, reducirlo, levantarlo o como hemos mencionado, reconstruirlo.

Algunos de los factores a tener en cuenta son el volumen aproximado que se querría conseguir, la forma y aspecto del pecho y escote y también la distancia entre ambos senos.

En referencia a las cicatrices, son tres los lugares por los que se puede introducir la prótesis y donde la cicatriz estará presente. Estos pueden ser la areola, la axila o la zona submamaria. El/la profesional evaluará en cada caso cuál es la opción más óptima y adecuada.

  • MAMOPLASTIA DE AUMENTO

    El aumento de pecho se realiza mayormente en mujeres, muy comúnmente después de un embarazo o una lactancia prologada. Es muy importante que la persona que se someta a este tipo de operación esté sana y estable, tanto física como emocionalmente.

    La primera sesión consiste en una evaluación general, que contemplará el tamaño, forma, firmeza y estado general de las mamas y la piel que las rodea.

    Una vez evaluadas estas cuestiones se pasará a la intervención quirúrgica.
    Es necesaria la aplicación de anestesia general, y será entonces cuando el/la cirujano/a ubicará el implante debajo del seno, generalmente bajo el músculo pectoral.

    Antes de la intervención se debe informar al profesional sobre la medicación que se esté ingiriendo en el momento, y también se comunicará al paciente si existen ciertos medicamentos que deberían evitarse.
    La dieta también puede estar sujeta a alguna modificación, excluyendo por ejemplo el consumo abusivo de grasas y harinas, así como la importancia de hidratarse la piel de la zona.

  • MAMOPLASTIA DE REDUCCIÓN

    El proceso de reducción, a diferencia del de aumento, no suele darse por motivos estéticos sino por la necesidad de aliviar un problema físico. Es importante tener en cuenta que después de este tipo de intervención, la mujer no podrá amamantar después del embarazo.

    Del mismo modo que en la intervención de aumento, en la primera consulta el profesional evaluará distintos factores como el tamaño, forma, firmeza y estado de las mamas.

    El procedimiento también requiere anestesia general, y la intervención consiste en una incisión con el fin de extraer mediante ella el exceso de tejido mamario y grasa que se desee.
    Las cicatrices que resultan de este tipo de procedimiento se perciben cada vez menos en el tiempo, pero son permanentes.

    Por lo que a la dieta, medicación e hidratación se refiere, los cuidados serán muy similares a los de la mamoplastia de aumento.

 

En Clínica Beautiful contamos con las múltiples intervenciones que nuestra cirujana, la Dra. Paloma Mejina, ha realizado con éxito. ¡Confía en nosotros y logra el cuerpo de tus sueños!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies